9 may. 2008

Michael Jordan se jubila

Con este concisa frase el periódico El Mundo titulaba la primera de las dos retiradas que tuvo Michael Jordan en su carrera. La verdad que el artículo no tiene desperdicio, ya que nos acerca muy detalladamente a la situación que desembocó la retirada del jugador y sus correspondientes consecuencias. El artículo esta firmado por Felipe Cuna en el año 1999.


El legendario jugador de Chicago deja el baloncesto en uno de los momentos más delicados de la historia de la NBA

ADIOS AL ULTIMO MITO.- El rotativo The New York Times ratificaba ayer la noticia que sospechaban todos los aficionados al baloncesto: se retira Michael Jordan, el jugador que ha mantenido candente la llama de la NBA tras la marcha de Larry Bird y Magic Johnson en los comienzos de la presente década. El prestigioso diario estadounidense anticipaba el adiós del hexacampeón de la NBA, una despedida que puede hacerse oficial en el día de hoy o a principios de la próxima semana.

La Liga Profesional Americana, que trata de sacudirse el efecto devastador del conflicto laboral que ha demorado el comienzo de la temporada hasta el mes próximo, recibe así un golpe de proporciones incalculables, tanto en el terreno puramente deportivo como en el aspecto económico. Sus rivales celebran el adiós de este hombre de 35 años, que ya abandonó el baloncesto entre 1993 y 1995 para dedicarse al béisbol y al golf, deportes a los que ahora podrá dedicar cuantas horas desee.

NUEVA YORK.- La noticia de la retirada de Michael Jordan de la NBA revolucionó ayer a la Liga y a todo el país. En Chicago la gente de olvidó de recoger la nieve de las calles para ponerse a pensar qué será del equipo y de la ciudad sin el Superman que la defienda.

Porque en la NBA todo el mundo odia a Chicago debido a su dominio durante la última década, en la que los Bulls han ganado seis títulos y han humillado al resto del país. En Nueva York, en Los Angeles, en Utah y en Indiana ayer los aficionados soñaban con un título, ahora que la pesadilla se dedica a jugar al golf.

Los Bulls (toros) serán ahora los toreados y habrá muchos equipos que quieran ponerles las banderillas de fuego para vengar tantas noches gloriosas en las que Jordan les clavó una daga en el último segundo. Y les sacó la lengua volando camino de una canasta que para él era inmensa y para el resto de la Liga era cada vez más pequeña.

Incluso Bill Clinton, envuelto en su particular batalla personal por salvar su Presidencia, puede agradecer a Jordan el favor de quitarle de encima los titulares. Hoy se hablará más de la forma en la que el alero de Chicago manoseaba la pelota que de cómo el presidente manoseó a Monica Lewinsky.

Sin comentarios.- Los dirigentes de Chicago Bulls y el agente del jugador, David Falk, no han querido comentar el anuncio de The New York Times de la retirada de Jordan.

«No me lo ha dicho personalmente, pero me lo temía porque no ha entrenado durante estos meses y estaba falto de forma», declaró ayer Steve Kerr, escolta de Chicago.

Jordan se retira hoy, en el momento más inoportuno para la NBA, después de romper su noviazgo con los espectadores tras un paro de jugadores y propietarios de más de tres meses que ha dejado a muchos aficionados enfadados, y con la promesa de no volver jamás a ver un encuentro suyo en directo.

Un artículo que aparece esta semana en la revista Newsweek refleja que los jugadores próximos a Jordan ya notaron que trabajaba con muy poca intensidad en la pretemporada. «El juega a golf, se escapa a descansar a alguna isla, simplemente disfruta de la vida. Me sentiría realmente sorprendido si le veo de nuevo vestido de corto», manifestaba a este prestigioso semanario un jugador que no quiso identificarse.

Según la revista Fortune, el impacto de su retirada equivale a una bomba de 10.000 millones de dólares. Esa es la contribución financiera que aportó a la National Basketball Association. El era el gran atractivo, el motivo por el que millones de espectadores iban todos los años a los estadios.

El público.- Cuando en Nueva Jersey, Jordan jugaba los dos partidos anuales en los que Chicago se enfrentaba con los Nets, el estadio estaba repleto. El resto de la temporada hay tantos asientos libres que se oye el resbalar de las zapatillas y los niños se tienen que poner las manos en los oídos para tapar los chirridos.

«No voy a echar el baloncesto de menos tanto como la gente cree», dijo Jordan este verano anticipando su marcha. «Seguro que sobreviviré», añadió. El número 23 de Chicago llegó a la Liga en 1984 cuando sólo se hablaba de Magic Johnson y de Larry Bird y se marcha cuando sólo se habla de él.

Grant Hill puede tener movimientos de bailarina entrando a la canasta y Shaquille O' Neal poner mates que produzcan terremotos diarios en Los Angeles. Pero cuando Jordan estaba en la pista todos los ojos estaban situados en él, sus movimientos, como sus ojos perseguían el balón y sus canastas. En una Liga que debatió si el blanco Bird tenía la inteligencia natural y Magic la habilidad innata del atleta de color, Jordan fue el más listo y el más hábil.

Jordan tuvo un impacto tan tremendo en todos los niños que le vieron llegar a la Liga, que en muchos colegios los entrenadores prohibieron a sus alumnos que repitieran la forma en la que entraba a la canasta con la lengua fuera.

El la guardaba, y los niños se la mordían de emoción porque querían ser como Mike. La retirada es la segunda en su carrera deportiva. Pero esta ya parece la definitiva.


La ruina televisiva

Las cadenas NBC y TNT, que tienen un contrato de 650 millones de dólares (unos 975.000 millones de pesetas) al año con la NBA, ya buscan un sustituto de Michael Jordan. Durante los últimos cinco años los encuentros con Jordan eran los más vistos, y durante el mes de junio, los play offs del baloncesto eran el deporte más seguido en la televisión. Nike se ha convertido en la mayor vendedora de ropa deportiva en el mundo gracias a él. Durante la era Jordan, la multinacional ha facturado, sólo en productos del jugador, 2.600 millones de dólares (unos 390.000 millones de pesetas).

«Ahora, ya podemos soñar con el título»

«Nadie ganará un campeonato hasta que Michael Jordan se retire. Ahora podemos comenzar a soñar con dejar de ser segundos», dijo Pat Riley, entrenador de Miami. «La Liga tardará ahora mucho tiempo en llenar los estadios. Es una pérdida para el baloncesto, los aficionados y la NBA. Su habilidad y su profesionalidad, la forma que llevó a la NBA a sus espaldas, su competitividad y sus deseos de victoria serán insustituibles». Así de contundente se mostró Magic Johnson, uno de los grandes nombres del baloncesto que lamentó la retirada de Michael Jordan.

Bill Walton mostró su gratitud hacia Jordan: «Gracias Michael. Gracias, porque todo lo que has hecho parecía tan sencillo. Te voy a echar de menos porque representabas lo mejor de los deportes. Mi única esperanza es que cambies de idea». «Depende de nosotros el reducir el impacto de su marcha», afirmó Kobe Bryant, jugador de los Lakers.

FELIPE CUNA

Especial para EL MUNDO