28 ene. 2008

19ª jornada ACB (26 y 27 de Enero)

Resultados, resúmenes, estadísticas y clasificación:

CB Granada 97 - iurbentia Bilbao Basket 81 ACBtv
Cajasol 102 - Ricoh Manresa 96 ACBtv
Vivemenorca 101 - Grupo Capitol Valladolid 93 ACBtv
AXA Barcelona 85 - DKV Joventut 74 ACBtv
Pamesa Valencia 70 - Akasvayu Girona 91 ACBtv
Real Madrid 84 - MMT Estudiantes 80 ACBtv
Polaris World Murcia 70 - Unicaja 73 ACBtv
Grupo Begar León 83 - Kalise Gran Canaria 81 ACBtv
TAU Cerámica 98 - Alta Gestión Fuenlabrada 61 ACBtv


MVP de la jornada: Marc Gasol (Akasvayu Girona) --> ACBtv

¡Top 5 de la jornada! --> ACBtv

Bonus de las mejores jugadas --> ACBtv


Clasificación:



Rudy Fernández, MVP del mes de Enero --> ACBtv

Las mejores imágenes del mes de Enero --> ACBtv

Baloncesto en Camerún --> ACBtv

La foto: El pájaro en Indiana State


Tiro en suspensión de uno de los mejores tiradores de la historia, Larry Bird. Aquí lo vemos en su segunda etapa universitaria, que curiosamente la pasa en su estado natal para luego convertirse en una leyenda de nuestro deporte.

Más adelante colgaré su biografía en el Blog, porque la historia de este jugador no tiene desperdicio.

Drazen Petrovic analiza a Fernando Martín

Nacido en Sibenic, Yugoslavia, al borde del mar Adriático, el 22 de octubre de 1964, Drazen Petrovic es la estrella suprema del baloncesto yugoslavo de todos los tiempos. Mide 1'97, pesa 86 kilos y juega de escolta. A sus veintiún años ha sido 65 veces internacional.

Campeón de Liga y Copa de Yugoslavia con la Cibona (una vez en cada competición) y campeón de Europa (también una vez) de Clubs, ha obtenido, con la selección de su país, dos importantes galardones: el título europeo, en juniors, y la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles.

Estudia primer curso de Derecho y gana 150.000 pesetas al mes.


TAN sólo he jugado seis veces contra Fernando Martín, y aunque acepto gustoso hablar de su juego, de sus características, de sus grandes virtudes de jugador excepcional, quiero advertir que éste no es un juicio crítico en sentido estricto. Para poder juzgar en p
rofundidad a un jugador hay que tenerle tiempo y tiempo al lado, en el mismo equipo o en la misma selección o, en fin, haberse enfrentado a él en numerosas ocasiones. Un jugador no es una máquina. No juega siempre igual. No mantiene idéntico nivel porque, entre otras razones, la tensión de algunos momentos llega a desdibujar a la mayoría en un momento dado.

De todas formas, lo que sí quiero decir es que, después de Sabonis, es el mejor jugador de Europa..., para mi gusto. Posee una técnica excepcional y, computada
s todas sus cualidades, no dudo en considerarle como un jugador excelente.

A mí me gustaría mucho que pudiéramos jugar juntos en la Cibona. Creo que formaríamos un tándem poderosísimo, y yo me sentiría aliviado: no tendría que marcar tantas canastas (no hace este comentario como una broma).


Martín tiene una gran fortuna: en el Real Madrid juega -mejor dicho, ha jugado- junto a dos excelentes jugadores, como son Jackson e Iturriaga, y en la selección española junto a otros dos de auténtica categoría mundial: Epifanio y Sibilio. Tanto en uno como en otro caso, estos compañeros le facilitan un poco su tarea, pero, evidentemente, Martín se basta por sí solo para brillar. La demostración palpable ha sido su satisfactoria prueba con los profesionales de Estados Unidos, por mucho que él haya decidido, en última instancia, quedarse en el Real Madrid. Por cierto, tanto el Real Madrid como la selección española han tenido mucha suerte con semejante decisión.

Temperamental, bien dotado para encestar -aunque su promedio, me parece a mí, no puede considerarse excepcional en un jugador de sus características-, muy fuerte y con una movilidad ligeramente limitada por su estatura, me recuerda a Knego.


Uno de los genios del baloncesto europeo -y, por sus dotes excepcionales, del baloncesto mundial-, el joven Drazen Petrovic, analiza aquí, por primera vez, el juego de otro de los "grandes" de Europa, Fernando Martín.


Sus mejores cualidades brillan en el juego de ataque, donde, a mi parecer, es mucho más eficaz y brillante que en defensa. Tal vez esa falta de movilidad relativa que yo achaco a su excesiva estatura es lo que le impide rendir al mismo nivel en una y otra faceta. También es verdad que yo tengo un defecto: a los jugadores que considero grandes siempre les pido un poco más, siempre espero más de ellos. Y ese, exactamente, es el caso de Fernando Martín.

En el Campeonato de Europa de selecciones nacionales, en Alemania Federal, ha confirmado que es un jugador en progresión, y, efectivamente, ésa es una de las conclusiones absolutas de este repaso, de esta aproximación al juego del gran jugador español: todavía no ha alcanzado la plena madurez. Quiero decir que en los próximos años será cuando Martín confirme sus dotes, sus talentos, sus posibilidades, largamente contrastadas ya en competiciones internacionales de gran prestigio. Estoy seguro que aún progresará apreciablemente, porque, a mi parecer, tiene una condición fundamental en un deportista de alta competición: el carácter duro, decidido, firme, un poco arrollador, incluso, en ocasiones de los que están superdotados para triunfar. Tanto en los tres partidos en que nos hemos enfrentado a nivel de clubs (Cibona - Real Madrid) como a nivel de selección (Yugoslavia - España), me ha dado la impresión de que, en la cancha, se siente muy seguro de sí mismo. Insistiendo en que no le conozco a fondo, la valoración que desde este punto de vista hago de él es que soporta perfectamente la presión, la tensión, el agobio de los momentos cumbres. He conocido excelentes jugadores que, pese a su exquisita técnica, flaquean en situaciones de alta competición. Si no cambia -y si yo no estoy equivocado-, Fernando Martín no pertenece a esa raza.


El indiscutible líder del basket yugoslavo confiesa una sincera admiración por Fernando Martín: "Después de Sabonis, es el mejor jugador de Europa".


Partiendo de la base, ya comentada, de que es mucho mejor en ataque que en defensa, creo que le ocurre un poco lo que a mí: jugamos llevados de la inspiración, aunque yo deba advertir inmediatamente que somos muy distintos.

Que el baloncesto es algo fundamental en su vida no es ningún descubrimiento, pero constituye una referencia imborrable cuando se le ve jugar, cuando se comprueba cómo lucha, cómo se entrega, cómo porfía siempre por la posesión de la pelota.

En una palabra, recordando lo que decía al principio -esto es, que no hago ningún juicio crítico en valor absoluto-, Fernando Martín me parece que es un jugador que ha nacido para triunfar. En toda Europa hay pocos como él.


(Artículo sacado del primer tomo de la enciclopedia "Mi Baloncesto", del mítico Antonio Díaz-Miguel.)

La nevera

Hola amigos, abro una nueva sección que he titulado La nevera pero que en realidad no tiene nada que ver con yogures, fruta o zumo... sino en el que iré refrescando la memoria de muchos aficionados al baloncesto con artículos históricos. La quería titular así, pero creo que con La nevera la sección tendrá un nombre muy gracioso.

Repescaré muchos artículos que voy consiguiendo por la red, algunos que rescato de foros o que saque yo por medio de la prensa o de algún libro, incluyendo revistas. Todo vale. Será una sección comodín de la de Historias del Basket, espero que les guste.