14 mar. 2008

La pose que marco el inicio



Quien diría a cualquier aficionado al baloncesto español, que la pose de hoy pudiera ser una realidad y que además no quedará en flor de un día, sino en el germen de una posterior carrera triunfante. Pues sí, esa foto existe y representa a nuestro mejor jugador de todos los tiempos, Pau Gasol, con el trofeo de Rookie del año que merecidamente ganó en 2002. Pocos esperábamos tamaño resultado en su temporada de debút, más cuando la mayoría de las voces en el ámbito se tornaban discordantes respecto a la marcha de un Gasol tan joven a la NBA. Es cierto que su última temporada en ACB, fue muy buena siendo mvp de la Copa y del play-off ACB con promedios generales de 11 puntos y 4 rebotes, pero quedaba patente que Pau todavía era un jugador en formación y que un par de temporadas en Europa le vendrían mucho mejor para llegar con mejores condiciones a la competición norteamericana. Pero así, no sucedió y Gasol tomó la decisión de presentarse al draft de 2001, donde saldría elegido por los Atlanta Hawks, los cuales cederían sus derechos a los Grizzlies recién trasladados a Memphis. Tras un inicio un poco titubeante, Pau Gasol se convertiría en un pilar fundamental del equipo de Tennessee, asentándose en el quinteto titular desde el segundo partido de su temporada debút. Al final del año conseguiría con bastante solvencia el triunfo de Rookie del año, tras haber sido nombrado Rookie del mes en Noviembre, Enero y Marzo con unos números generales que sorprendieron a propios y extraños. Su versatilidad, polivalencia y rapidez encandilaron rapidamente a los aficionados y críticos viendo en él la mezcla perfecta de ala-pivot, con buen tiro exterior, rapidez de movimientos, intensidad de juego y carga del rebote. El de Sant Boi acabaría con 17 puntos, 9 rebotes, casi 3 asistencias y dos tapones por partido superando a compañeros de generación como Eddy Curry, Tyson Chandler o Jason Richardson y coronándose así como la mayor esperanza de nuestro baloncesto y una incipiente estrella para la NBA. Desde ese mítico momento, que supuso el principio de lo que es la carrera del mejor jguador de nuestra historia, Pau Gasol no ha hecho más que evolucionar en positivo, cambiando hacia una posición más de pivot y dominando la zona. Además de eso se ha convertido en el eje sobre el que gira el juego de la Selección Española de Baloncesto, que en parte gracias a él comenzó a ganar medallas en las diferentes competiciones internacionales y permitir asi un prestigio y reconocimiento que ha puesto a nuestro baloncesto en primera línea mundial.