9 abr. 2008

Kukoc siempre en nuestra memoria

He aquí un par de artículos muy buenos sobre el gran Toni Kukoc que vienen en parte a describirnos hasta que lugar llegó su fama e importancia dentro del escenario baloncestístico europeo y mundial. El primero de ellos data de 1993 cuanto el jugador croata se convirtió en el deportista mejor pagado de toda Italia, superándo incluso a cualquier futbolista del por entonces potente Calcio, además de convertirse en el icono de la LEGA durante los años que pasó en Treviso. Todo un punto de inflexión lo que logró Kukoc, consiguiendo poner al baloncesto en un lugar de importancia que hasta ahora se le negba. El otro artículo, más reciente, habla estrictamente sobre la retirada del jugador de las canchas, haciendo un conciso repaso sobre su carrera deportiva y las causas finales que le motivaron a dejar este deporte, más algun deseo de futuro.

Toni Kukoc se convierte en el deportista mejor pagado de Italia

El yugoslavo Toni Kukoc firmó su compromiso con el club italiano Benetton de Treviso, que le asegura unas ganancias de 2.000 millones de pesetas durante los próximos cinco años. Kukoc pasará a ser el deportista profesional mejor pagado de Italia, por encima de su compatriota Radja (350 millones anuales), Maradona antes de su fuga del Nápoles (320 millones) y Gullit (300 millones).

Gilberto Benetton, uno de los cuatro hermanos de la familia Benetton, una de las firmas textiles más importantes del mundo, justificó una inversión de este calibre: "Kukoc se convertirá en nuestro hombre imagen para la venta de productos Benetton en el Este de Europa. Se trata de una operación deportiva y comercial".Finalizó así el pasado viernes una larga historia de casi un año de incertidumbre, en el que el futuro de Kukoc estuvo relacionado con diversos clubes, aunque finalmente la disputa estuvo entre Chicago Bulls y Benetton Treviso. La firma del contrato entre la firma italiana y el jugador se produjo en la localidad suiza de Lugano. "¿Por qué Benetton?", le preguntaron al jugador: "Porque tendré la posibilidad de estar cerca de casa y porque en el Benetton jugaré 40 minutos por partido. La NBA es un sueño para mí, pero no iba a ir a Chicago para estar mucho tiempo en el banquillo. He hablado con Petrovic [actualmente en el New Jersey Nets después de un año en Portland Trail Blazers] y me ha recomendado jugar en Italia. Y aquí estoy, en Treviso".

Chicago Bulls hizo un gran esfuerzo por contratarle. Después de hacerse con sus derechos para la NBA, envió al manager general, Gerry Krause, a Split para entrevistarse con el jugador. Había terminado el Mundial de Argentina: y Yugoslavia se proclamaba campeona y Krause llegaba a la casa de Kukoc con una camiseta de los Bulls con el número 7. "Te esperamos. Estate seguro de que serás bien recibido: el entrenador ha estudiado un sistema especial para tí".

Krause intentó agotar todos los argumentos en favor de la opción de Chicago: "En nuestra ciudad reside la mayor comunidad eslava de Estados Unidos".

La incertidumbre, sin embargo, se mantuvo a lo largo de un año, sin que Kukoc diera una pista: "La NBA me atrae mucho porque es el sueño de todo jugador de baloncesto. En Barcelona encontraría a mi amigo Maljkovic, mientras que ir a Treviso significa estar a un paso de casa. Decidirá al final de temporada".

Cumplió su palabra

Y Kukoc cumplió su palabra, luego de resistir el acoso de sus pretendientes durante la celebración de la final four de París. Kukoc esperó a ganar la Copa de Europa y, unas semanas después, la Liga yugoslava, para tomar la decisión.

Jugar en el Benetton de Treviso le impedirá, sin embargo, disputar la próxima edición de la Copa de Europa, dado que el club italiano se clasificó en la séptima posición de la Liga italiana. Benetton, sin embargo, no parece preocupado por la experiencia de otro club italiano, II Messaggero de Roma, quien contrató al pivot Radja tras competir con los Celtics de Boston, pero no pudo clasificarse para la Copa de Europa, al terminar en cuarto lugar, por debajo de las tres primeras posiciones que daban derecho a participar en dicho evento.

PAOLO VIBERTI - Turín - 14/05/1993

Toni Kukoc pone fin a su carrera deportiva


Adiós a uno de los más grandes del baloncesto europeo. Toni Kukoc lo deja definitivamente. Tras esperar una buena temporada la llamada de los Bulls, el croata ha decidido poner punto y final a su carrera deportiva según confirmaba él mismo al diario Sportske Novosti.

'La pantera rosa', siempre con el 7 a la espalda, es sin duda alguna uno de los pilares del actual baloncesto del viejo continente. Con él se forjó una de las más grandes leyendas del basket continental y él fue de los primeros en cruzar el Atlántico para triunfar en la NBA. Con él empezó una época que ha terminado con la internacionalización de la NBA.

Nacido en Split en 1968, Kukoc comenzó a destacar en las categorías inferiores de la selección nacional de la ya extinta selección yugoslava. Así, con 17 años se proclamaría campeón del mundo sub-18 tras destrozar a Estados Unidos en semifinales con 11 triples en 12 intentos. Tras ese hito saltó a la liga yugoslava como integrante de la Jugoplastika.

Junto Radja, Naumoski, Perasovic, Savic o Tabak, Kukoc dio comienzo a una era de dominio del equipo de Split en Europa. Triple campeón de la Copa de Europa -derrotó en dos finales al Barcelona-, el croata se convirtió en el faro de su equipo y de la selección yugoslava, con la que consiguió dos oros y un bronce europeos y una plata olímpica en Seúl en 1988.

Después de ganarlo todo con la Jugoplastika, los Bulls draftearon a Kukoc en el puesto 29 de la segunda ronda del sorteo de novatos de 1990. Sin embargo, el croata no se iría a la NBA sino que firmaría con el Benetton Treviso, donde ganó una Liga y una Copa italiana. De paso, con la segregación de la antigua yugoslavia, Kukoc, junto a Drazen Petrovic llevaría a la recién formada Croacia hasta la final de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en la que caerían en la final ante el Dream Team.

A su debut con Croacia añadiría un bronce mundialista y otro europeo, aunque ya militando en la NBA. En la temporada 93/94, Kukoc ejerció de novato y chupó banquillo pero el primer retorno de Michael Jordan a las canchas hicieron reverdercer laureles a la franquicia de Chicago. Tres anillos consecutivos, incluyendo la designación de mejor sexto hombre de la NBA fueron su premio.

Con la retirada de Jordan y la salida de Scottie Pippen y Dennis Rodman, Kukoc se vio obligado a ejercer de jugador franquicia en los Bulls. Al año siguiente se marcha a los Sixers, más tarde pasa a Atlanta y finalmente es traspasado a Milwaukee, donde, tras 13 años de experiencia americana, deja de competir a la espera de una llamada de los Chicago Bulls.

"He tenido ofertas, pero todas estaban lejos [de lo que deseaba]. Pude haber fichado por Seattle o Toronto. Luego me llamaron de San Antonio, Miami y Minnesota. No me interesaba. Quizás el motivo principal fuera Chicago. Quería acabar mi carrera en los Bulls", señalaba el ilustre veterano. y es que los Bulls dudaban si recuperar a su ex-jugador o no y, de hecho, el equipo permitió a Kukoc entrenarse con el resto de la plantilla: "Acudí dos veces, después ya no tuve ganas".

El Mundo.es (2007)