24 ago. 2008

Como en Los Angeles 84

España 107 - EEUU 118

La selección española ha estado a punto de conseguir el oro en los Juegos Olimpicos de Pekín 2008 gracias a un gran partido que los americanos no pudieron rematar en ningun
momento. Sin duda ha sido una gran final, muy disputada y entretenida pero falto que los españoles les metieran el miedo en el cuerpo al final del último cuarto. Hemos dejado claro que estuvimos ahí, que la final es otro ambiente y nada se gana sin esfuerzo y sacrificio.

La primera gran parte de España les metió en el partido, de haber comenzado cojeando la final podía haber sido otra pero un buen principio, evitando canastas faciles, jugando agresivos y teniendo acierto en los tiros te ayuda para mantenerte a pie con los yankees. Está claro que cuando aceleraron se escaparon un poco pero fueron perdiendo ritmo si Wade no estaba en cancha, Dwyane que sin duda ha sido el más activo de los norteamericanos.

El marcador al descanso dice mucho de la primera parte (61 - 69) y como es normal en muchos encuentros el ritmo no se encontró en la segunda parte, si no en aisladas ocasiones con parciales por ambas partes.


Rudy fue todo un espectáculo con algunas acciones realmente impresionantes que sirven para que los americanos vean la clase de jugador que llega a Portland. Sin duda sus triples y ese mate ante Howard ayudaron a España a mantener el tipo. La segunda parte perdió ritmo anotador y España conseguía mantenerse cerca de los americanos a 3, 7 o incluso 2 puntos tras un triple de Rudy, pero finalmente el partido llegaba a su fin y en los últimos 2 minutos no tuvimos una acción clara que nos ayudara a meterles miedo. Un par de técnicas al final del partido terminaron por maquillar el marcador. EEUU ganó lo que quería y nosotros saboreamos la plata como si de una victoria se tratase.



El partido para nada fue igual que el anterior, mostramos más seguridad en defensa y más ritmo en ataque. No terminamos de ser tan agresivos como yo me esperaba pero hemos tuteado a un equipo plagado de jugadores franquicias que estaba obligado a ganar. Estaba claro que nosotros ibamos concienciados en no repetir el mismo partido contra ellos y ellos estaban concienciados de que el partido sería bien distinto.



Los EEUU consiguieron su propósito, un equipo de esa talla no se podía permitir un tropiezo. Compañerismo, espectáculo y juego explosivo, está claro que los yankees tienen otra visión del baloncesto que la nuestra pero el campeón lo es por méritos propios, dejando de lado la famosa polémica de los pasos.



Pau Gasol repite como máximo anotador del torneo al igual que en Atenas 2004. Bien es cierto que en Atenas Pau estuvo muy acertado, en Pekín se ha notado que aun siendo máximo anotador su juego no es tan agresivo y descarado como hace unos años. Aún así ha entrado en la historia baloncestística de los Juegos Olímpicos y se sigue reafirmando como uno de los mejores baloncestistas europeos de la historia. Por su parte, la selección ha cerrado un ciclo proyectado con la llegada de Pepu, que a parte de aquel maravilloso Mundial, ha conseguido una plata en el Eurobasket y una medalla olímpica. Se consiguió el objetivo y todo con el mismo bloque, algo que tiene mucho mérito.