1 sept. 2008

El triple ganador

Muy bonita la historia que he rescatado hace muy poquito del foro acb, donde el forero Corle relata el famoso triple de Mike Ansley, entonces jugador del CB Málaga en el cuarto partido de la serie de play-offs de la temporada 1995/1996 que enfrentaba al conjunto andaluz con el FC Barcelona de Epi, entro otros. Ese triple errado entró en los anales de la historia, ya que si hubiera entrado el Barsa hubiera quedado eliminado, en una epoca donde las sorpresas eran mínimas. Decir que el CB Málaga tenía la elimininatoria casi en la mano, ya que ganaba 2-1 en el total, aunque en el cuarto partido (el del triple que hablo), el Barsa iba por delante dos punto arriba a poco del final, momento en que Mike Ansley tuvo la última bola de entidad para una posible victoria, pero el triple no entró por muy poco. En el quinto partido el Barsa gano bien y el sueño malaguño se esfumó. Añadir que la introducción que hace Corle antes de comentar el triple de Ansley, comentando la situiación general del baloncesto de la época, junto con otros triples importantes es una delicia. A continuación el texto íntegro.

A diferencia de otros deportes muy inmovilistas el baloncesto ha demostrado su flexibilidad y su capacidad de adaptación a los nuevos tiempos y eso que dudo mucho que los dirigentes de la FIBA con el orondo Boris Stankovic a la cabeza, leyeran jamás el hoy clásico “¿Quién se ha comido mi queso?”.

Tras las grandes competiciones veraniegas de selecciones (europeos, mundiales, juegos olímpicos…) suelen cambiar alguna norma, algunas con mayor acierto que otras, y en el caso de la archidiscutida falta antideportiva/intencionada todavía no se ha dado con la fórmula mágica que contente a deportistas, árbitros y aficionados . Pero aunque a los más jóvenes les suene a chino ya que no han conocido otra cosa, la norma que revolucionó el basket y que supuso un antes y un después para la táctica, la técnica, la preparación física y sobre todo para la pasión por este juego, fue la irrupción en la temporada 84-85 de la línea de 3 puntos. Esa línea elíptica situada a 6,25 metros del centro del aro y que premiaba a los mas valientes y mas certeros tiradores con un punto mas cada transformación.
Tras los juegos de Los Angeles 84 de grato recuerdo para los aficionados españoles con aquellos madrugones que hicieron quedarse a mas de uno dormido en el curro se decidió colocar esta línea en Europa , que ya llevaba algunos años en EEUU aunque con otra forma y a otra distancia.
Y aquello fue la bomba.
Se imaginan que hoy la FIFA decidiera premiar a los mejores con jugadas de 2 goles para éxtasis de los aficionados y desesperación de los “autobuseros Magurigianos”,… yo no lo imagino.
Que a todos los niveles supuso una transformación radical del juego es una evidencia incontestable, pero no es este el objeto de esta meditación, yo voy a quedarme sólo en el terreno de la pasión, de los sentimientos, de los sueños…
Quien no haya soñado con ganar un partido con un triple sobre la bocina es que no ama este juego.
Corrían los años 80 y tanto corrían que adelantaron a los 90 (Antonio Barba dixit) y tras el fracaso de los”naranjitos”, en este país descubrimos a unos señores mas altos que se llamaban Corbalán, Solozabal, Epi, Romay, Martín etc
Y de pronto a los reyes de las ondas hertzianas se les ocurrió que hacer carruseles de baloncesto los sábados por la tarde podía funcionar y tendrían patrocinadores para esas nuevas canastas de 3 puntos, y vaya si funcionaron…
Estoy seguro que la gente de mi generación no bebemos más “Cola-Cao” por ellos y la mayoría no hemos probado el “Triple seco” de Larios, pero todavía se nos ponen los pelos como escarpias recordando esos alaridos que anunciaban TRI,TRI,TRIPLE SECO EN SANTA COLOMA,o SUPERCANASTA COLA-CAO EN LA MALATA y nos convirtieron en medio brujas, porque sabíamos que si el triple era en Huesca sería de “Charly” López Rodríguez y que si la Supercanasta procedía de Badalona habría sido el “Matraco” Margall. Dudábamos en cambio cuando llegaban ecos desde el Palau Chicho,Epi,Chicho,Epi…y una vez era Don Cándido Antonio “CHICHO” Sibilio y otras Don Juan Antonio San Epifanio “EPI”.
Pero centrémonos, que ya llevo un buen rato meditando y aún no he ido al grano. Yo quería hablar de esos triples ganadores, sobre la bocina a poder ser, o unos segundos antes como mucho, pero que no dejen lugar a la reacción.
Triples hay muchos, en la NBA todas las semanas vemos alguno incluso desde el centro del campo .Nos ha jodido que diría el castizo treintaytantos equipos a 4 partidos por semana y a 4 cuartos por partido igual a tropecientos tiros desde medio campo, para ver en el telediario las 3 mejores jugadas, en fin…
Puestos a ver triples al otro del Atlántico quien mas ha metido de la historia es el alero de los Indiana Pacers Reggie Miller, pero yo me quedo con los que metía aquel tipo con pintas de granjero de Indiana también, y que abarrotaba el mítico Boston Garden para verle, Mr Larry Bird. Es imposible borrar de mi retina esos concursos de triples que finalizaba con el índice señalando quien era el “Number One”, mientras el balón tricolor seguía rodando por el aire con la red como único destino.
En España quien mas triples ha anotado en un solo partido fue “Mano Santa” Óscar Smith Becerra impenitente anotador brasileño, que a los 45 tacos seguía haciendo 30 puntos por partido y que sentó cátedra en Valladolid y en el resto de España cada 15 días y cada 4 años en mundiales y juegos olímpicos donde siempre era el máximo anotador con permiso de un tal Nicos Gallis y de un tal Drazen Petrovic. ¡Ay! aquella final Snaideiro Caserta – Real Madrid….
Pues si damas y caballeros en la 93-94 Don Óscar enchufo 11 triples en un partido.
Y si Óscar fue el que mas metió una vez en España, el que mas triples ha anotado en total en la ACB es Albertito Herreros, la friolera de 1.168 en toda su carrera.
Pero tras llevar 1.167 y cuando los más madridistas habían cambiado de cadena porque no soportaban ver perder a su equipo, decidió que el 1.168 iba a ser el más importante de todos ellos, como decía Andrés Gimeno punto, juego, set, partido y campeonato.
Esos últimos segundos darían para escribir meditaciones, artículos, columnas, libros y enciclopedias y para llenar programas de radio y televisión con alabanzas a unos y críticas a otros, porque sacó este, porque tiró aquel…pero lo que llenaría salas de cine sería el 1.168, el latigazo del brazo de Herreros, los dientes apretados y el puño al aire.
Casi todos los años aparece un héroe triplista, hace un par de años Oliver con Manresa, que ganó con un inverosímil triple, sin ángulo, sin tiempo y sin palabras.
Si este es el último que recuerdo, el que primero viene a mi memoria data de 1.988 en la Copa del Rey de Valladolid y allí la siniestra asesina de Nacho Solozabal noqueaba 84-83 y sobre la bocina al Real.
Y aquella otra copa del 96 en el que los culés eran los que hincaban la rodilla ante el triplazo de ese maestro que ahora se ha pasado a los despachos, Joan “Chichi” Creus.
Y si esto sucedía en nuestras competiciones domésticas, que no iba a pasar en Europa con un premio aún más gordo.
En la semana santa del 92 los de la Penya se las prometían muy felices en la final de la Copa de Europa contra el Partizán hasta que un excelente base, con pelo por aquel entonces, y con apellido impronunciable Djorjevick dinamitaba con el reloj a cero las esperanzas de los de Badalona.
Pero 2 años mas tarde los verdinegros iban a tener su segunda oportunidad. Abril del 94, Pabellón LA MANO DE ELÍAS de Tel-Aviv. El rival un clásico, Olympiakos. Pero iba a ser aquel entrañable señor mayor, medio cojo y gordito, negro como el betún, con unos pies como Fred Astaire y manos de seda que respondía al nombre de Corney Thompson, quien con su peculiar mecánica de tiro iba a hacer aún mas bonita a Badalona.
En la NBA la enorme calidad de Air Jordan le hacía atraer a 2 y hasta a 3 defensores en los instantes finales, lo que permitió a actores secundarios tener sus minutos de fama como dijo Andy Warhool.
Así los John Paxon, o Steve Kerr dieron anillos a los Bulls con triples maravillosos.
Pero si hablamos de NBA, de actores de reparto, de triples inverosímiles y de anillos, de muchos anillos…no podemos olvidarnos de un tipo clavadito al Príncipe de Bel-Air, que como los osos pasa dormitando todo el invierno, para despertar a finales de la primavera y convertir las finales en su hábitat y los anillos a base de triples en su alimento favorito. Si, claro hablo de Robert Horry.
Todos estos triples y algunos otros que me dejo en el tintero o en algún recóndito lugar de mi memoria, pero que seguro que vds. amables lectores se encargarán de recordarme, han sido maravillosos, pero para mi y para muchos el mejor triple, el TRIPLE con mayúsculas fue “el no triple”, el triple que nunca lo fue, el triple que al igual que el gol de Pelé, nunca entró. El triple de ANSLEY.
Este triple tuvo unos efectos secundarios de inimaginables consecuencias.
Este triple paralizó una ciudad entera, casi al país me atrevería a decir.
Por aquel entonces ni había estatut, ni anticatalanismo, pero creo no equivocarme si afirmo que todos (a excepción de los culés , claro) íbamos con el Unicaja. Los del Oar , los del Cáceres, los del Cai, los del Lliria, los del estu, los del Magia, hasta los del Cacaolat y los del Valvi.
Empujamos tanto que se salió.
Todos caminamos con el bueno de Mike esos últimos segundos del 4º partido de la final del 95. Mientras se acercaba despacito hacia el aro el corazón nos iba a 200 pulsaciones.
-La tira el ruso (por Babkov) decía alguno.- No, no, la tira Nacho (por Rodríguez),
Y Ansley seguía bota que te bota, Middleton le flotaba y yo creo que rezaba… De pronto Mike se levantó y Ciudad Jardín enmudeció, Málaga enmudeció, España entera era un suspiro…
Y…,y no entró.
El Barça forzó el 5º partido y en casa no dio opción a los malacitanos.
Unicaja tenía una opción y se la jugó, cara o cruz, par o impar, héroe o villano y salió cruz, una vez mas la banca gana.
Pero ese no triple fue tan traumático que hizo madurar de golpe a aquel equipo simpático que empezó a creerse grande, aquel viejo pabellón de Ciudad Jardín dio paso al pabellón que partido tras partido registra las mayores asistencias de toda Europa. Ese Martín Carpena que se llena de entusiastas y de entendidos y que si tienes la suerte que yo tuve de visitarlo una noche de play-off crees tocar el cielo con la mano, no se si la mano de Elías o la de Ansley…
Pero no sólo termino con la adolescencia de los malagueños.
En otras partes de España empezaron los levantamientos… En Baskonia bajo el mando del general Querejeta empezaba a gestarse una revolucion, en Manresa las hordas del viejo capitán Creus decidieron decir basta a la dictadura del Barça y del Madrid.
Y en Sevilla soñaron, y en Valencia siguen soñando y Zaragoza quiere despertar de su pesadilla y los del Estu… bueno del Estu hablaremos otro día, que ahora estoy cansado y me voy a la cama, a soñar con triples ganadores, a soñar con Mike Ansley para mi siempre será un héroe.

Autor: Corle (forero acb)