29 feb. 2008

NBA fights: el lado oscuro del basket

De toda la vida, las peleas han formado parte del espectáculo del baloncesto. Al ser un deporte de mucho contácto, normalmente se producen acciones polémicas que acaban en forcejeos y si la cosa se agrava pues en peleas. Con el paso del tiempo, la modernización general del baloncesto y la rigurosidad de las nuevas leyes tanto en NBA como en FIBA, las peleas son cada vez menos frecuentes. Las sanciones son muy estrictas y, hoy en día, con simplemente faltarle al respeto al árbitro o a un contrario se pueden llevar una técnica e incluso una descalificante que puede acarrear si la falta es grave un estudio de la acción y aplicar multas más severas (el número de partidos que se considere necesario). Todavía quedan, especialmente en la NBA, jugadores conocidos por su duro talante, gusto por repartir leña y habitualmente metidos en los fregados. El número de técnicas en sus historiales avalan de buena manera como se comportan en la cancha. Los casos más conocidos en NBA, son los de Rasheed Wallace (indiscutible rey de las técnicas), Jermaine O`neill, Ben Wallace, Ron Artest o Stephen Jackson. Tampoco se salvan las grandes estrellas del baloncesto, los cuales suelen gozar, a veces, de un carácter bastante intransigente. Michael Jordan, Kobe Bryant, Reggie Miller, Charles Barkley, Vince Carter, Allen Iverson han demostrado en diversas ocasiones que pueden perder los papeles cuando la situación se pone caliente. El baloncesto FIBA, tampoco se salva y muchos son los jugadores que no se arredran ante el juego duro. Especialmente italianos, balcánicos y griegos son especialistas en repartir maraña si se llega al caso. Dino Meneghin, Panagiotis Fassoulas o Pedrag Drobnjak son ejemplos de sus respectivas escuelas, calidad, picardía y dureza unidas para un mismo fin: intimidar al contrario.